Crianza en el día a día, Reflexiones personales

Viajar con monstruitos

Ayer trasteando en el móvil, encontramos fotos del primer viaje largo que hicimos con la monstruita M. ¡Qué nostalgia! Allí estábamos, papá y mamá monster, con nuestros grandes amigos Andrew & Queca y la pequeña babymonster, todos bien abrigaditos, en las calles de Manhattan.

En aquel momento la pequeña no había cumplido un año. Cuando dijimos a nuestros familiares y amigos que cruzaríamos el Atlántico con la peque a cuestas, muchos nos tacharon de locos.

Pero no nos importó. A nosotros nos gusta mucho viajar. Siendo dos ya lo hacíamos siempre que podíamos. China, India, Jordania, Los Alpes, Estambul, París, Croacia y sus preciosas islas Dálmatas, Roma, Bélgica, Costa Oeste de EEUU, Polinesia Francesa, el Tirol Austriaco, las islas Griegas… si las condiciones lo permiten, hacer la maleta nunca nos ha dado pereza.

Y desde que decidimos aumentar la familia, la idea siempre ha sido la misma. ¡Si se puede, viajamos! Desde nuestro punto de vista, viajar nos enriquece. Nos da la oportunidad de conocer otras culturas, parajes maravillosos, costumbres distintas y gastronomías sorprendentes.

No nos da miedo movernos con los monstruitos. Sin embargo, sí me asusta, y bastante más de hecho, que ellos crezcan pensando que su micro entorno, en el que viven su día a día, es la realidad imperante en el resto del mundo.

Ni miedo, ni pereza. Es verdad que viajar con ellos no es tan fácil como cuando te vas tú sola con tu maridín en modo luna de miel. Hemos recorrido lugares fascinantes con mil y un trasto a cuestas: la mochila de porteo, el carro individual primero y doble después, el bolso lleno de pañales, bibes, toallitas, juguetes y demás. Lo hemos hecho en avión, coche, barco, tren, furgoneta… ¡ Y tan contentos, oiga! Que sarna con gusto no pica.

Obviamente, el ritmo de los viajes es otro. Se pueden ver menos cosas y hacer la maleta no es algo que se pueda improvisar. Pero aún así, y según nuestra experiencia, se puede hacer sin problemas. Además, muchos os sorprenderíais de lo bien que se portan los peques cuando las situaciones lo requieren.

Por eso, aquel enero de 2017, no nos tembló el pulso a la hora de embarcarnos en un avión rumbo a Nueva York. ¡Lo disfrutamos tanto! La monstruita se portó genial durante todo el viaje. Y, aunque ya habíamos volado con ella a Tenerife, ése fue el pistoletazo de salida.

Desde entonces, los monstruitos (primero una y luego los dos) han viajado con nosotros a La Toscana, Milán, Rumanía, Francia, Andorra, Portugal, y por supuesto conocen mucha de nuestra geografía nacional, ¡que también nos encanta! El Bierzo, Murcia, Huelva, Asturias, Barcelona, Tarragona, Toledo, Empuria Brava, San Sebastián, Málaga… ¡ y lo que nos queda, si Dios quiere!

Y siendo completamente honesta, no me arrepiento para nada. Cada viaje ha sido una gran experiencia. Ellos han disfrutado muchísimo, y nosotros más aún. Mucha gente me dice: ¡pero si son muy pequeños, el día de mañana no se van a acordar! Y siempre respondo lo mismo: pero yo sí.

En realidad, pocas cosas me hacen más feliz que disfrutar todos juntos en familia. Y sí, todos los viajes que hemos hecho han sido siempre motivo de disfrute. Nos hemos reído, hemos visto cosas realmente bonitas, hemos cantado, hemos caminado hasta el agotamiento, nos hemos divertido, hemos aprendido cosas nuevas… me encanta verlos probar cosas que no habían comido antes; hacer amigos que no hablan su idioma; o sorprenderse frente a cosas y costumbres desconocidas.

Por supuesto, ningún viaje es idílico las 24h del día. Cuando estamos fuera de casa, mis adorables monstruitos también se pelean y nos agobiamos a ratos; pero es que eso forma parte también de nuestro día a día, aquí y en la China. ¡Y nunca mejor dicho!

Por eso, en esta situación de estado de alarma en la que solo podemos salir a un kilómetro de nuestra casa, poder cerrar los ojos y recordar todas nuestras aventuras me parece un auténtico lujo.

Así que, si desde que habéis ampliado la familia habéis dejado de viajar por miedo o perecilla, os invito a vencer esa barrera psicológica y ataros la manta a la cabeza. ¡Os aseguro que no os arrepentiréis!

1 comentario en “Viajar con monstruitos”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s