Educación, Reflexiones personales

Gracias por tanto…

Gracias. Gracias por estar ahí cuando yo no puedo estarlo.

Gracias por secar sus lágrimas y consolar su angustia cuando yo no puedo hacerlo.

Gracias por alimentarlos cada día y alimentar también sus sueños.

Gracias por jugar con ellos a indios y vaqueros, a piratas y princesas o a mamás y papás pero gracias de corazón por mostrarles que ellos pueden ser lo que se propongan ser.

Gracias por enseñarles a abrocharse las zapatillas y a caminar con los zapatos del diferente.

Gracias por ayudarlos a ser más autónomos y siempre mejores personas.

Gracias por limpiarlos cuando se ensucian, pero sobre todo gracias por limpiar su corazón cuando se llena de frustración y rabia infantil.

Gracias por sonreír cada mañana y por recordarles que después de la tormenta siempre sale el sol.

Gracias por enseñarles tantos contenidos didácticos pero más aún por despertar su curiosidad y sus ganas de aprender.

Gracias por conocer sus diferencias, asumir sus dificultades como propias y potenciar sus fortalezas.

Gracias por acompañarlos en todas sus aventuras y, además, en la gestión de sus emociones.

Gracias por mecerlos en vuestros brazos y velar sus miedos.

Gracias por hacerles imaginar con todas vuestras historias pero sobre todo por encargaros de que sus primeros años sean de cuento.

Gracias por animarles a volar y tener la paciencia suficiente parar esperar a que despeguen.

Gracias por ser como sois. Por dar de vosotros lo mejor para que nuestros hijos puedan ser la mejor versión de sí mismos.

Porque por si alguno no se ha dado cuenta todavía, los educadores y maestros han elegido una de las profesiones más bonitas del mundo. Pero también unas de las más difíciles y menos reconocidas.

Así que, desde aquí estas líneas en agradecimiento a todos los educadores y maestros, en general. Y en particular a todos aquellos que en algún momento se han cruzado, se están cruzando o se cruzarán en el camino de mis monstruitos. Y gracias a Bárbara y Vero (Toto para nosotros). No hace falta que se lo diga; ellas saben que para esta familia monster fueron, son y siempre serán especiales.

Gracias a todos por dotar de significado la palabra EDUCACIÓN.

3 comentarios en “Gracias por tanto…”

  1. Nada puede compararse con la pasión y esfuerzo que los profesores dedican a nuestros angelotes. Es la diferencia de la que habla Carlitos, ya que no es una profesión, es una vocación. Esa es la clave. Muchas gracias a todos.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s