Crianza en el día a día

Llevando a tu bebé…

Mamá monster y Monstruita M en Tenerife

Cuando me quedé embarazada de la mosntruita M recuerdo que una de las primeras cosas que miramos para comprar fue el carrito de paseo.

Me hice un master entre todas las posibilidades del mercado. Ergonomía, tamaño, plegado, posiciones posibles, accesorios, tejidos… Si llego a saber que lo iba a usar tan poco, no hubiese empleado ni la mitad de tiempo en esta decisión.

Pero en aquel momento no sabía casi nada sobre el porteo, la verdad. Sin embargo, mis apreciadas Golden Girls nos regalaron la mochila portabebés. Así que tuvimos la suerte de tener las dos cosas y poder elegir en función de la necesidad del momento.

Creo que hay veces en las que la mochila es mucho más cómoda. Es muy útil cuando necesitas llevar las manos libres. Yo, por ejemplo, la utilizaba mucho para portear a la monstruita por casa. Ella no quería estar nunca en la hamaca y mucho menos en la cuna. Así que tener la mochila me permitía hacer cosas y, al mismo tiempo, tenerla pegadita a mí que era la mejor forma de que estuviese tranquila.

La mochila es especialmente práctica si vas a sitios en los que hay mucha gente; como un centro comercial, por ejemplo. Te ahorras el tener que lidiar con la marabunta y cabes por cualquier sitio. También nosotros le dimos mucho uso haciendo turismo. Obviamente, llevar al monstruito de turno pegado a tu cuerpo es mucho más cómodo cuando vas a conocer sitios nuevos y no sabes qué te vas a encontrar (calles estrechas, lugares concurridos, terrenos mal asfaltados…). Así que con la mochila en el pecho recorrimos Tenerife, Nueva York, La Toscana…

Por descontado que a nivel de apego, el porteo es un plus. Con el peque pegado a ti o a tu pareja, el monstruito irá mucho más tranquilo. Esta forma de transportarlo le permite ir sintiendo tu corazón, oliendo tu olor y oyendo tu voz. Esto les apacigua un montón. Todos los especialistas coinciden en que a nivel sensorial esta opción es la mejor para, al menos, los primeros meses de vida.

Creo que también es importante tener en cuenta el volumen y peso del bichejo. Por supuesto todas las mochilas están pensadas para albergar todo tipo de niños, desde los más menuditos a los más grandotes. Pero mi experiencia me dice que si tu monstruito es delgadito el porteo será más confortable. Porque por muy maravillosa que sea la mochila o el fular, al final, la banda elástica siempre acaba cediendo un poco al peso del bebé y esto se nota. En el caso de la monstruita M esto fue sencillo. Siempre ha sido una nena delgadita, así que resultaba fácil cargar con ella a todos lados.

A esto tengo que añadir que hablo de comodidad, no de daño para el porteador. Si la mochila o el pañuelo están bien puestos, éste no debería sufrir ningún perjuicio nunca. Es decir, aquello de que “la espalda sufre con el porteo es, sencillamente, un mito”.

Teniendo en cuenta estos aspectos, creo que la decisión de portear a tu monstruito o llevarlo en carro es muy personal. En nuestro caso, con la monstruita M nos funcionó genial, sobre todo al principio. Pero también os digo, la peque fue muchas veces en el carro. Por ejemplo, si queríamos que se durmiese, el carro era la mejor de las opciones. El traqueteo del cochecito hacía que se quedase frita, mientras que en la mochila era impensable. Se quedaba traspuesta pero enseguida se despertaba.

Por otro lado, el carrito es tremendamente cómodo en el sentido de que no requiere ningún esfuerzo físico empujarlo y te permite llevar todo lo necesario para el bebé en su bolsa. Tampoco hay que olvidar que cada vez son más los cochecitos que cuentan con una cesta lateral o una gran bandeja inferior que te permiten llevar muchas cosas.

También hay que tener en cuenta que el carrito les da a los peques mucha más posibilidad de movimiento y visibilidad. Y cierto es que pasados esos primeros meses en los que el monstruito es, como digo yo un apéndice de mamá, el poder ir en el carrito incorporado e incluso sentadito a partir de los 6 meses (aproximadamente) les resulta mucho más estimulante.

Ahora bien, cada niño es un mundo. Y para muestra un botón, o sin ir más lejos, mis hijos. En el caso del monstruito C os diré que con él usamos la mochila súper poco.

Influyeron varias cosas. La primera fue que, al llevarse tan poca diferencia de edad con su hermana cuando él nació la primogénita seguía necesitando carrito. Así que optamos por un coche doble que nos permitiera llevar a los dos: al peque en cuco y a ella en silla.

Pero es que además, en los ratos que su hermana no estaba o iba caminando os diré que el pequeño monstruito nunca reclamó tantas veces el ser llevado en brazos. Él iba súper tranquilito tumbado o un poquito incorporado cuando ya se pudo y admitía dar largos paseos así. No le inquietaba tanto como a su hermana el hecho de no tener tanto contacto físico con nosotros.

Además, como siempre ha sido bastante dormilón (sobre todo cuando era muy bebé) el carro nos parecía la mejor opción. Nos daba la sensación de que estaba más a gusto y de que dormía mejor tumbado que no pegadito a mí o a su padre.

Por eso creo que en función del monstruito y del sitio al que se vaya, una opción será mejor que la otra. Y siempre soy de las que pienso que cada mamá sabrá mejor que nadie qué es lo que necesita su bebé. En mi opinión el porteo es maravilloso en los primeros meses de vida y después una combinación de ambas opciones me resultó lo más práctico, la verdad.

Ahora que estoy un poco más informada, me quedo con ganas de haber probado lo que se llama el porteo ergonomico. Es decir, algunos pañuelos o camisetas que permiten llevar al bebé en posición de ranita: con las rodillas por encima de la cadera y con la espaldita en curva. Dicen que para ellos es lo más parecido a estar en el útero y que van súper calmaditos. Desde luego si algún día hay un tercer monstruito, no dejaré de probarlo.

¿Y vosotras? ¿Qué pensáis? ¿Qué se adapta más a vuestra familia?

2 comentarios en “Llevando a tu bebé…”

Responder a Elenafernandezmartin Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s