Sin categoría

Mamá, ¿me pones los dibus?

Que levante la mano quien, en este confinamiento, no haya escuchado esta frase un millón de veces… He perdido la cuenta de las veces que los monstruitos han pedido ver dibujos. Pero claro, tampoco es de extrañar si pensamos en el momento que estamos viviendo, ¿no?

Ahora mismo, las situaciones de cada hogar son completamente anómalas. La ausencia de escolarización es inconciliable con el teletrabajo de la gran mayoría de los progenitores. Pero es que, incluso aquellas madres que no trabajan fuera de casa, atienden mil y un frente que harán imposible cubrir de forma adecuada cada minuto del día.

Todo es diferente. No solo están sin colegio y/o escuela infantil; también carecen de unas rutinas claras; llevan tiempo sin relacionarse con otros niños y han estado muchos días sin poder salir a la calle. Su forma de ocupar el tiempo ahora mismo es diferente. Y creo que esto hay que tenerlo en cuenta a la hora de ceder, o no, ante el consumo de televisión o dispositivos electrónicos.

Vaya por delante que los expertos opinan que los menores de 12 meses deben estar totalmente exentos de la exposición a pantallas. Y ante esto, nada que añadir.

Dicho esto, os confesaré que no soy una detractora acérrima de las pantallas. Pensar que actualmente un niño puede crecer de forma ajena al ocio digital creo que es ingenuo. Forma parte de nuestras vidas y personalmente opino que es mejor educarles en el buen uso que prohibirlo, la verdad.

A lo que sí me opongo frontalmente es al desequilibrio. Es decir, los dibujos animados y los videojuegos no pueden ser el recurso estrella para ocupar el tiempo libre. Por muy conveniente que nos resulte a los adultos tener a los peques entretenidos un rato. Pero si un monstruito juega, hace ejercicio, se aburre un ratito (que también es importantísimo), sale al aire libre, lee, cumple con sus tareas y en un momento determinado quiere ver un ratito la televisión o jugar con el móvil, ¿por qué vamos a decir que no?

Además, actualmente en muchos centros educativos se utilizan este tipo de dispositivos como recurso educativo. De hecho, si no queremos que los peques vean dibujos como tal hoy por hoy existen un montón de aplicaciones y recursos online que nos permiten trabajar diferentes contenidos y competencias de forma lúdica y creativa, a través de los móviles o las tabletas, que les resultan súper atractivos.

Con esto no estoy justificando el uso, o más bien el abuso, del medio audiovisual pero sí estoy diciendo que, como dice el refrán, “en el punto medio está la virtud”.

Es por esto por lo que abogo por buscar un equilibrio. Son muchas las mamás que muestran su preocupación por el hecho de que sus monstruitos ven ahora más tele o más móvil que nunca. Muchas de ellas se siente culpables incluso por no poder estar más pendientes de ellos y recurrir a los dibujos animados como solución fácil.

Bueno pues creo que siempre, pero ahora mucho más, la solución pasa por modular, en primera instancia, el tiempo de exposición. Y luego, pero nunca menos importante, el contenido que se visualiza y el uso que se hace de ello.

Si me preguntáis si los peques pueden ver dibujos o utilizar las tablets y demás, mi respuesta es sí. Lo que ya no es tan apropiado es que por hacerlo prescindan de todas las demás cosas. Esto implica que nuestros little monsters deben tener un horario limitado en el que hacer uso de ellos y nosotros debemos saber en todo momento qué ven ellos.

En este sentido he querido hacer una lista de los dibujos animados que, por su mensaje y los valores que transmiten, me parecen que pueden ser los más adecuados para que ellos disfruten de ese tiempo de asueto frente a la “caja boba”. A lo mejor os ayuda, así que aquí van mis recomendaciones:

  • Fiesta de palabras
  • Los Octonautas
  • La Patrulla Canina
  • Sam el bombero
  • La Doctora Juguetes
  • Daniel, the tiger
  • Poli
  • Los Pjmask
  • Simon

Este es mi top ten, teniendo en cuenta que mis adorables monstruitos tiene cuatro y dos años y medio. Evidentemente, los que tenéis monsters más mayorcitos deberéis aceptar que esta selección puede no responder sus gustos.

Y para finalizar, unas consideraciones que sí que creo que debemos tener en cuenta y sobre las que querría hacer hincapié.

  • Las pantallas no pueden nunca sustituir el juego.
  • Mejor la televisión que móviles o tabletas ya que su luz es menos nociva.
  • Deberemos evitar que consuman este tipo de contenidos justo antes de acostarse. Mejor leer un cuento o hacer algo relajante.
  • Es imprescindible supervisar lo que ven.

Y creo que, teniendo en cuenta estos cuatro tips tan básicos, podemos hacer un uso responsable de las nuevas tecnologías que nos permita encontrar un equilibrio en toda esta locura que estamos viviendo. ¿No os parece?

1 comentario en “Mamá, ¿me pones los dibus?”

  1. ¿Cómo no van a pasar parte de su tiempo ante la pantalla, viendo sus dibus favoritos? Esta situación que hemos (estamos) atravesado (atravesando) ha desbordado cualquier previsión, incluido el concepto de ocio/entretenimiento doméstico. Somos nosotros, los adultos, los que debemos tratar de equilibrar todas las opciones, aunque a veces resulte complicado. Ánimo.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s