Reflexiones personales

Feliz cumpleaños, mi amor

¡Hoy es el cumpleaños de Papá Monster!

Él es muy discreto y es cero fan de las redes sociales. De hecho, como habréis observado casi no sale por aquí… pero yo hoy no lo puedo evitar. Lo que hoy me pide el corazón es dedicarle a él estas líneas.

Y es que siento muchas cosas por él. La primera, por supuesto, amor. Amor del bueno. De ese inquebrantable que funciona como catalizador en los mejores momentos y como bálsamo en los menos buenos. Un amor pleno que lo envuelve todo; un amor que lo cristaliza todo desde sus diferentes prismas.

Es un Amor-Refugio donde sabes que siempre puedes ser tú misma y donde no se te va a juzgar. Es un Amor-Ilusión del que siempre anima a perseguir tus sueños. Por supuesto es también un Amor-Muleta del que te sujeta y te contiene en los momentos más duros. Cuando tiene que serlo, es además un Amor-Guía que es ese que te ayuda con ternura a aterrizar en suelo firme cuando uno pierde el rumbo. Y, desde el primer día, ha sido y sigue siendo un Amor-Magia de ese que hace que cada día te levantes con mariposas en la tripa y que te permite vivir con una sonrisa sempiterna.

Pero es que además, también siento admiración. Sí, admiro profundamente al papá de mis adorables monstruitos. Le admiro por su inteligencia, su capacidad de esfuerzo y trabajo, su nobleza, su facilidad para pedir perdón y su integridad. Sin duda, estas son las cualidades que más me embelesan de papá monster.

Por supuesto no es perfecto… los que le conocemos sabemos que mi querido papá monster a veces es un poco gruñón y a veces se preocupa por las cosas en exceso (esto lo digo yo que soy una feliz de la vida!) peeeeeroooo la realidad es que ¡tiene un corazón que no le cabe en el pecho!

Y como hoy se me presenta la oportunidad de presumir, pues lo hago. Porque sería cínica si no os dijera que también siento un terrible orgullo por lo nuestro. Orgullo por esto tan bonito y tan sólido que hemos formado entre los dos. Orgullo de esta pequeña gran familia que somos. Orgullo de nuestra capacidad para seguir siempre hacia delante juntos.

Definitivamente, no puedo haber elegido mejor compañero de viaje. Formamos un gran equipo. Y no se me puede caer más la baba cuando le veo jugando o haciendo bromas a los monstruitos. Porque para los que no lo sepáis, tras su fachada de chico serio es tierno y gamberro a partes iguales.

Así que desde aquí: ¡muchas felicidades, mi amor! Son ya nueve cumpleaños los que celebramos juntos… ¡vamos a por mil más! Cierra los ojos, sopla las velas y pide tu deseo. Yo, a tu lado, ya tengo el mío cumplido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s