Reflexiones personales

¿De verdad no lo entiende todo el mundo?

Me vais a perdonar pero hoy me voy a salir un poco de la temática habitual del blog. Sabéis que en Mis Adorables Monstruitos suelo hablar de educación, crianza, maternidad, literatura infantil… y todo lo que tenga que ver con los enanos. Pero es que estoy tan alucinada y tan enfadada a la vez que no puedo dejar de compartir esto con vosotros.

Y es que estos días miro atónita los telediarios y no entiendo nada. Pero si una cosa tengo clara es que esa gente que veo en las noticias ha entendido menos que yo, eso desde luego.

Hablo de esa marabunta de personas que, sin haber salido todavía de la mayor crisis sanitaria de nuestra Historia, deciden saltarse todas las recomendaciones y hacer lo que les viene en gana.

Hablo de ese gentío que todos hemos visto en la televisión celebrando fiestas, eventos populares pasando el día en la playa sin ningún tipo de protección, o directamente, haciendo botellón.

Aglomeraciones de gente de todas las edades en las que la distancia social brilla por su ausencia y en las que, por descontado, nadie lleva mascarilla. Muchedumbres que, sinceramente, parecen no haber vivido en nuestro planeta durante los últimos meses.

¿En serio que esta masa no se acuerda ya de los miles de muertos que este virus ha dejado entre nosotros? ¿De verdad que tan poco valoran la vida humana? ¿En qué piensan estos personajes? ¿Acaso es que simplemente no piensan?

Y me pregunto entonces si será falta de entendimiento… No lo sé. Pero tampoco me parece algo complicado. Estamos intentando reponernos de lo que ha sido, y sigue siendo, una auténtica tragedia mundial. Y ahora toca ser cuidadosos; se debe tener cautela. Hay cosas que ya podemos ir haciendo y otras, sencillamente, que no se pueden. Me parece bastante fácil de entender, la verdad.

¿Es un rollo? Por supuesto. ¿Da rabia? Mucha. ¿Preferiríamos estar en otra situación? Obviamente. Pero esto es lo que hay. No hay más. Y aunque pueda parecer que lo peor ha pasado, no debemos perder de vista lo terrible de asunto y echar ahora por la borda todo el esfuerzo que hemos hecho. Si seguimos así, vamos a desandar el camino ya recorrido. Y, desgraciadamente, esto empieza a parecer la Crónica de una muerte anunciada.

Y ante esta situación, no puedo dejar de plantearme que si mi monstruita M, de tan solo cuatro años, es capaz de sorprenderse y decirme: ¿Mamá, esa gente porque está toda junta si aún hay bichitos? es porque, definitivamente, no es tan difícil de entender.

Así que hoy voy a aprovechar estas líneas para levantar mi voz de indignación ante todos aquellos que piensan que esto ya ha pasado y que pueden volver a relacionarse con total normalidad. Siento ser tajante pero ¡no es así! No estáis poniendo en peligro a todos. Si queremos salir de esta, tenemos que hacerlo bien. Y esto (de momento) no implica volver a confinarnos, pero sí pasa por atender estrictamente las indicaciones que nos llegan en lo que a la forma de desescalada se refiere. Por favor, demostrémonos a nosotros mismos que somos más inteligentes de lo que estas imágenes sugieren.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s