Crianza en el día a día

¡Piececitos al aire!

Es bastante habitual que los mini monstruitos se quiten los zapatos y, más aún, que se lleven los piececitos a la boca. Me consta que muchas madres miran con preocupación este gesto y se afanan en cubrir los pies de sus bebés una y otra vez. Esto no es por casualidad ni por cabezonería. Más bien tiene que ver con esa frase que a todas nos retumba en la cabeza que dice aquello de: “este niño va a coger frío por los pies”.

Pues si esta situación te resulta familiar: tranquila. Esto no es más que uno de los tantos mitos que rodea la crianza. De hecho, es todo lo contrario. Son muchas las ventajas que los bebés obtienen por llevar los piececitos descalzos.

Tened en cuenta que, hasta los 8-9 meses, aproximadamente, los monstruitos tienen el sentido del tacto súper desarrollado. Mucho más que la vista o el oído, y será a través de la piel la manera en la que empiecen a conocer el mundo que les rodea. Esta sensibilidad táctil se irá perdiendo con el paso del tiempo y terminará por desaparecer en torno a los dos años.

Y es que, por mucho que le pese a la industria zapatera, la cual tiene montado un auténtico imperio en torno a los zapatos de bebés y niños preandantes, cada vez son más los estudios que avalan los beneficios de llevar los pies desnuditos. Os los cuento:

  • Como ya hemos dicho, llevar los pies al aire, e incluso meterlos en la boca, les permite un mayor conocimiento del entorno que les rodea ya que es a través de las terminaciones nerviosas por donde captan más información.
  • Además, no cubrir los pinrrelillos les ayuda en el fortalecimiento de la musculatura y en la formación correcta del arco plantar. Estas dos cosas reducirán el riesgo de desarrollar la lesión de los pies planos.
  • También, les permitirá ganar mayor estabilidad cuando empiecen a caminar evitando lesiones posteriores de tobillo o rodilla.
  • Evita los hongos que se pueden generar por el sudor y la mala transpiración.
  • El hecho de no llevar zapatitos implica una mejor distribución del peso corporal en toda la planta del pie.
  • Les proporciona una sensación de libertad que les relaja.
  • Y además, estudios recientes, demuestran que los bebés que permanecen descalzos mientras no caminan tienen un mejor desarrollo cognitivo y neurosensorial. Tanto es así que se ha llegado a relacionar de forma directa la inteligencia con este hecho, afirmando que los bebés que crezcan sin ser calzados hasta que sea imprescindible, serán niños más inteligentes.

Como veis, son todo ventajas. Así que ya sabéis, por muy requetemonos que estén nuestros bebés con zapatitos es mejor que no los lleven hasta que comiencen a caminar. Como mucho, si hace frío, los especialistas recomiendan ponerles calcetines. Y cuando la bipedesatación sea un hecho y ya sea misión imposible que el bebé se mantenga sentadito en la silla cuando salimos, evitemos calzarles cuando no sea necesario como, por ejemplo, en casa. Además, que sepáis que esto de andar descalzos (o con calcetines) en casa está indicado no sólo para bebés, sino también para niños más mayorcitos e incluso para adultos.

Por lo tanto, dejemos disfrutar a los peques de sus pies desnudos. Ellos y su desarrollo nos lo agradecerán. Ahora que llega el calorcito, no hay excusa. 😊😊

1 comentario en “¡Piececitos al aire!”

Responder a edufdezmartinhotmailcom Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s