Sin categoría

Adiós al 2020

Esperando al 2021

A unas pocas horas de que acabe el 2020, toca despedirse de este año. Y aunque sea difícil de entender, para mí el balance es positivo.

El 2020 me ha enseñado que (parafraseando a Fito) “ no siempre lo urgente es lo importante”. Marzo irrumpió con fuerza para enseñarnos que el mundo sí se podía parar. La palabra confinamiento nos puso a todos a prueba, sin duda. Pero también nos regaló la oportunidad de frenar y poseer ese tiempo que tanto añoramos en nuestro día a día. Tiempo para los nuestros, tiempo para nosotros, tiempo para reconstruir nuestros hogares… tiempo para lo verdaderamente importante, en definitiva.

Y ajenos a la tragedia, hicimos bizcochos, pintamos, jugamos, bailamos, cantamos, vimos películas, leímos cuentos, hicimos manualidades, nos disfrazamos y nos quisimos como si no hubiese un mañana. Porque si algo nos enseñaban las noticias del exterior es que no siempre había un mañana para todos.

Ademas, cada día, salimos a las 20h a aplaudir a los verdaderos héroes de esta pandemia. A todo el personal sanitario que hoy más que nunca siguen al pie del cañón. Y creo que nunca había sentido tanta admiración por alguien. Y sí, me emociono cuando pienso en todas y cada una de sus historias de vida. Y sí, me siento súper orgullosa de todo su esfuerzo y su valor. No tengo palabras de agradecimiento suficiente para todos ellos.

También el 2020 nos enseñó el significado de la palabra gratitud. Porque si algo pudimos hacer pasada la primera tormenta, en nuestro caso, fue sentirnos enormemente afortunados porque nuestros familiares y amigos estaban todos bien. Y terminado el confinamiento, pudimos volver a vernos, aunque de otra forma, pero todos sanos, gracias a Dios.

Después pasamos un verano raro; pero verano igualmente. Lleno de risas, de helados, de paseos nocturnos con brisa y cosquillas en la cama sin tener que madrugar.

No mucho más tarde, llegó septiembre y mis adorables mosntruitos pudieron volver al cole. Y a pesar de las dudas y de los miedos iniciales, el esfuerzo de los centros, equipos directivos, profesores y alumnos dio sus frutos. Y todos fuimos testigos de cómo los pequeños y los jóvenes recuperaban sus rutinas y las escuelas infantiles, los colegios y las universidades se volvían a llenar de vida.

Y así, sin casi darnos cuenta, llegó la Navidad. Una Navidad diferente; difícil en casi todas las familias. Pero una Navidad con sabor a esperanza. Esa esperanza e ilusión que germinaba entre nosotros con la noticia de la llegada de la vacuna contra el virus.

Y así afrontamos por aquí el 2021: con gratitud y esperanza. Pidiendo a Dios que nos ayude a ser mejores personas y a ser más conscientes de lo que realmente importa. Con ganas de aprender y disfrutar mucho de la vida y con ánimo de hacer las cosas un poquito mejor. ¡Vamos a por ello!

Feliz 2021 amigos.

1 comentario en “Adiós al 2020”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s